Consigue tu Thermomix® TM6 y llévate Por 1€ más un segundo vaso completo Ir a tienda online
Mis agentes
Cesta

Mermelada de calabaza con Thermomix®

Por Bea Corazón de Caramelo | 08.11.2017 | Postres y dulces
 Thermomix® trucos de cocina recetas mermelada de calabaza con Thermomix® 1

Me encanta la calabaza en todas sus versiones y ahora además que estamos en plena época de esta colorida hortaliza me encanta probar nuevas recetas que se salgan de la tradicional crema o puré, que dicho sea de paso tanto la crema o puré de calabaza nos encantan a todos en casa que conste, pero en este caso me he atrevido a preparar la calabaza con azúcar para convertirla en una riquísma mermelada perfecta para comenzar el día con una tostada de pan con un poco de mantequilla. Me encanta sobretodo la textura, parecida a la del membrillo pero más ligera, ya que se puede untar a la perfección al igual que cualquier mermelada. Y el sabor es realmente excepcional, a mí particularmente me ha encantado.

 Thermomix® trucos de cocina recetas mermelada de calabaza con Thermomix® 2
5 m
Tiempo de preparación
40 m
Tiempo de cocinado
45 m
Tiempo total
6
Raciones

Ingredientes

  • 600 g
    de calabaza pelada y sin pipas
  • 250 g
    de azúcar
  • la ralladura de ½
    limón
  • el zumo de ½
    limón
  • 1 cucharadita
    de extracto de vainilla
  • ¼ cucharadita
    de canela

Preparación mermelada de calabaza

  1. Ponemos la calabaza troceada en el vaso y programamos 5 seg/vel5.
  2. Añadimos ahora el azúcar el zumo y la ralladura de limón, el extracto de vainilla y la canela y mezclamos todo durante 2 seg/vel. progresiva 7-10. Ahora programamos 40min/temp. Varoma/giro a la izquierda y colocamos el cestillo en lugar del cubilete con el fin de que el agua que contiene la calabaza se vaya evaporando.
  3. Una vez haya finalizado el tiempo observa la textura y si quisieras la mermelada más fina no tienes más que programar unos segundos a vel progresiva 7-10.
  4. Dejamos que se enfríe completamente antes de consumirla.

Algunas aclaraciones

Conserva la mermelada en tarros esterilizados y envásala al vacío con el fin de que te dure todo el invierno.