Consigue tu Thermomix® TM6 y llévate Por 1€ más un segundo vaso completo Ir a tienda online
Mis agentes
Cesta

Cheesecake sin horno y sin lactosa con Thermomix®

Por Bea Corazón de Caramelo | 31.07.2018 | Postres y dulces
 Thermomix® Thermomix® por el mundo recetas cheesecake sin horno y sin lactosa con Thermomix® 1

Cómo me gustan estos postres clásicos en versión individual. Me parecen de lo más resultones sobretodo cuando se trata de presentarlos como colofón en un almuerzo con invitados o en una cena o incluso también en una mesa dulce que tanto se llevan ahora. Y además hoy os traigo la versión de la clásica cheesecake de queso sin horno sin nada de lactosa por lo que las personas con esta intolerancia van a poder disfrutar de uno de los postres más consumidos en hogares y restaurantes a lo largo de todo el mundo.

20 m
Tiempo de preparación
4 h
Tiempo de espera
260 m
Tiempo total
20
Raciones

Ingredientes

  • 1
    paquete de galletas sin lactosa
  • 75 g
    de mantequilla derretida sin lactosa
  • 1 cucharadita
    de canela en polvo
  • 400 g
    de queso para untar sin lactosa y a temperatura ambiente
  • 350 g
    de nata para montar sin lactosa
  • 75 g
    de azúcar
  • 4
    hojas de gelatina neutra
  • 50 ml
    de leche sin lactosa caliente
  • 1
    bote de mermelada de frambuesas o fresas

Cómo hacer tarta de queso sin horno y sin lactosa

  1. Introducimos en el vaso las galletas junto con la canela y la mantequilla derretida y programamos 15 seg/vel progresiva 5-7-10. Reservamos la mezcla en un bol y lavamos el vaso.
  2. Con ayuda de una cuchara vamos rellenando la base de nuestros vasitos con una o dos cucharadas de la mezcla de galletas y lo aplastaremos ligeramente con la misma cuchara. Repetimos la operación con todos los vasitos y los dejamos reservados en la nevera hasta que tengamos listo nuestro relleno.
  3. Hidratamos la gelatina en agua muy fría y vertemos en el vaso la nata, el azúcar y el queso crema. Colocamos la mariposa en las cuchillas y programamos 4 minutos/vel 3.
  4. Calentamos ligeramente la leche y derretimos en ella la gelatina hidratada y escurrida. Con ayuda de un colador vertemos la gelatina sobre la mezcla de nata y queso y mezclamos bien todos los ingredientes con ayuda de la espátula.
  5. Rellenamos los vasitos que teníamos reservados en la nevera con la mezcla de queso hasta 2/3 de su capacidad y los volvemos a guardar en la nevera durante 4 horas. Pasado este tiempo añadiremos una cucharadita de mermelada diluída en un poco de agua dentro de cada vasito. Decoramos con frutos rojos y servimos.

Algunas aclaraciones

Con estas mismas cantidades puedes hacer la misma versión de cheesecake haciendo el montaje en lugar de en los vasitos individuales, en un molde desmoldable de 23 cm.