Consigue tu Thermomix® TM6 y llévate Por 1€ más un segundo vaso completo Ir a tienda online
Mis agentes
Cesta

Crema de puerro patata y zanahoria con Thermomix®

Por Bea Corazón de Caramelo | 31.01.2018 | Recetas
 Thermomix® trucos de cocina recetas crema de puerro patata y zanahoria con Thermomix® 1

Volvemos con una crema hecha con verduras que tanto nos gusta en estos días de frio. Todavía nos quedan unos meses de tiempo un poco revuelto y nunca está de más tener preparada una crema o sopa para entonar nuestro cuerpo cuando volvemos a casa. Yo particularmente suelo hacer más cantidad de la que vamos a consumir ese día y el resto lo congelo en porciones individuales para ir sacándolas cuando nos apetece alguno tomar un plato tan reconfortante y nutritivo con esta deliciosa crema.

De esta crema me encanta no solo su sabor y textura, si no que el color me parece de lo más atractivo. No se qué tienen las cremas o purés de color naranja que gustan tanto, exactamente ocurre lo mismo con el puré de calabaza ¿no os pasa a vosotros también?

 Thermomix® trucos de cocina recetas crema de puerro patata y zanahoria con Thermomix® 2
5 m
Tiempo de preparación
45 m
Tiempo de cocinado
50 m
Tiempo total
6
Raciones

Ingredientes

  • 300 g
    puerro
  • 180 g
    zanahorias
  • 300 g
    de patatas
  • 50 g
    aceite de oliva
  • 1 litros
    de caldo de verduras o fondo de ave
  • sal y pimienta blanca recién molida

Preparación crema de puerro patata y zanahoria

  1. Vertemos en el vaso el puerro previamente lavado y cortado en trozos y el caldo de verduras. Programamos 20 min/100ºC/vel 1.
  2. Mientras se cocinan los puerros vamos pelando, lavando y troceando las patatas. Haremos lo mismo con las zanahorias. Pasados los 20 minutos añadiremos las patatas y las zanahorias y rectificaremos de sal. Echamos un poco de pimienta blanca recién molida y programamos 20 min/100ºC/vel 1.
  3. Finalmente añadiremos el aceite y trituraremos durante 1 min/vel progresiva 5-10.
  4. Servimos la crema caliente acompañada de picatostes, un poco de queso rallado o un chorrito de nata líquida.

Si no tienes caldo de verduras, puedes sustituirlo por fondo de ave o directamente por agua. Ten en cuenta que si utilizas algún caldo la cantidad de sal a añadir será menor que si utilizas agua.